Esta página ha sido creada, por Marta Martínez Casado y Leyre Palomares De La Revilla.

Al final de la calle mayor esta el palacio del duque de Uceda,lugar en el que la noche del 31 de Mayo de 1578, cinco espadachines asesinaron a Don Juan de Escobedo,enviado de Juan de Austria, governador de los territorios de Flandes.Los familiares de la victima, acusaron Antonio Pérez, como autor del asesinato.El rey dudaba en abrir dicho expediente a su hombre de confianza, entonces salieron a la luz los amores que mantenía Antonio Pérez con Doña Ana de Mendoza, la dueña de aquel bello rostro <<con un solo sol>>, según frase de un poeta halagador.Por fin se abrió el proceso, y el acusado <<no se mordió la lengua>>.Se le encerró primero, en la actual casa del Cordón en la plaza del mismo nombre y, después en la hoy llamada Casa de Los Cisneros , de donde pudo escapar disfrazado con el traje de su propia mujer.Pasó la Francia,donde por raciones obvias fue muy bien acogido.Allí empezó a escribir y ablar contra el rey y cuantos le rodeaban y así se empezó a hilar la madeja de la confusa <<leyenda negra>>,que aún espera el examen imparcial de la crítica histórica.También hubo otra persona castigada a consecuencia del citado proceso:La princesa de Eboli,que estuvo encerrada durante bastante tiempo en la torre de Pinto.El rigor real se ha querido motivar por los celos.En 1946, un sabio e ilustre literato demostró que los supuestos amores entre el monarca y la princesa fueron pura fantasía de la imaginación popular.Pero eso se ignoraba en 1579 y, por ello se habló tanto y tanto de los mismos en los mentideros de la villa y corte.